La Seguridad Social cerró 2019 con déficit de 16.793 millones, pero registra superávit hasta febrero

La Seguridad Social registró un déficit de 16.793,3 millones de euros a 31 de diciembre de 2019, lo que supone el 1,34% del PIB y una reducción del 11,6% frente a los 18.286,5 millones de euros registrados en 2018, pero registró un saldo positivo de 1.472,2 millones de euros hasta febrero de 2020, según la ejecución presupuestaria del organismo conocida este martes.

El saldo positivo de la Seguridad Social hasta febrero representa la diferencia entre unos derechos reconocidos por operaciones no financieras de 25.305,87 millones de euros, que presentan un incremento del 5,5% y unas obligaciones reconocidas de 23.833,6 millones de euros, que crecen en un 5,7%.

No obstante, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones apunta que el incremento del 5,7% está motivado en parte por desfases en la contabilización de determinados gastos asociados a la recaudación de los últimos meses del ejercicio, en concepto de prestación de incapacidad temporal, aportación a los servicios comunes y cuotas de reaseguro de las mutuas colaboradoras.

Además, resalta que, en el segundo mes de 2019, no se había imputado el total de estas obligaciones derivadas de los gastos mencionados, mientras que este año, a finales de enero, ya se había reconocido un volumen mayor de obligaciones. Así, si se corrige este desfase, el incremento homogéneo del gasto por operaciones no financieras se sitúa entorno al 4%.

Del volumen total de derechos reconocidos en el segundo mes de este año, el 90,94% correspondió a las entidades gestoras y servicios comunes de la Seguridad Social, mientras que el 9,06% restante fue a parar a las mutuas colaboradoras de la Seguridad Social. En cuanto a las obligaciones, el 91,9% ha sido reconocido por las entidades gestoras y el 8,1% por las mutuas colaboradoras.

AUMENTAN LOS INGRESOS POR COTIZACIONES

Hasta febrero, las cotizaciones sociales han ascendido a 21.300,4 millones de euros, lo que representa un aumento de 6% respecto al mismo periodo del año anterior, que viene originado por la subida de la cotización de ocupados en un 5%, mientras que la cotización de desempleados registra una progresión del 22,18%.

Por su parte, las transferencias corrientes totalizaron 3.743,77 millones de euros, un 3,21% más que las acumuladas a la misma fecha del ejercicio 2019, al tiempo que los ingresos patrimoniales se situaron en 6,6 millones de euros, con un incremento interanual de casi el 5%, y las tasas y otros ingresos reflejaron la cantidad de 254,32 millones de euros, lo que supone un incremento del 1,8%.

Por el lado de los gastos, las prestaciones económicas a familias e instituciones totalizaron 23.551,2 millones de euros, con un aumento de un 5,14% respecto al ejercicio anterior. Esta cifra representó un 94,62% del gasto total realizado en el sistema de Seguridad Social. La mayor partida, 20.645,6 millones de euros, corresponde a pensiones y prestaciones contributivas, con un crecimiento interanual del 5,2%.

Las pensiones (invalidez, jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares) alcanzaron un importe de 18.664,3 millones de euros (+3%). En este mes ya se recogía la revalorización de las pensiones que se aplicó con efecto retroactivo a febrero.

A 29 de febrero, las pensiones y prestaciones no contributivas, incluidos los complementos por mínimos de las pensiones contributivas, alcanzaron un total de 1.905,6 millones (+4,5%). Este importe se destina a pensiones no contributivas y complementos por mínimos 1.361,7 millones y a subsidios y otras prestaciones 543,8 millones, de los que 531,9 millones corresponden a prestaciones familiares.

El Ministerio explica que este incremento viene motivado por la mejora en la cuantía de las prestaciones familiares, en su modalidad contributiva, que ha pasado de una prestación por hijo a cargo de 291 euros a 341 euros.

Por su parte, los gastos de gestión realizados por la Seguridad Social crecieron un 5,6% durante el segundo mes del año actual en comparación con febrero de 2019.

EL DÉFICIT DE 2019

El saldo de 2019 es el resultado de la diferencia entre unos derechos reconocidos por operaciones no financieras de 145.401,3 millones de euros (+7,6%) y unas obligaciones reconocidas de 162.194,6 millones de euros (+6,74%).

La Seguridad Social cerró 2019 con un récord en la recaudación por cotizaciones sociales (124.161,9 millones) y también en el gasto en pensiones (128.155,8 millones).

Según recuerda el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, en 2019 se produjo un cambio de criterio de la imputación presupuestaria de determinados gastos devengados de 2018 asociados a la recaudación.

Por ello, en 2019 se imputaron un total de 1.324,4 millones de euros de gastos devengados en noviembre y diciembre del año anterior que corresponden fundamentalmente al pago delegado de la incapacidad temporal y a la aportación por parte de mutuas colaboradoras al sostenimiento de los servicios comunes.

Por ello, el saldo negativo acumulado en los doce meses de 2019 ascendió a 16.991,2 millones de euros, el 1,36% del PIB, que es la diferencia entre unos derechos reconocidos netos por operaciones no financieras de 145.401,3 millones de euros y unas obligaciones ajustadas por importe de 162.392,5 millones de euros.

Los ingresos por cotizaciones se incrementaron casi un 8% en comparación con 2018, hasta sumar 124.161,9 millones de euros, tras aumentar la cotización de los ocupados casi un 7,5% y la de los desempleados, un 15,5%. Según apunta el Ministerio que lidera José Luis Escrivá, esta cifra de ingresos por cotizaciones sociales representa un nuevo máximo histórico y supera en casi 10.000 millones las previsiones presupuestarias.

Las prestaciones económicas a familias e instituciones totalizaron en 152.232,8 millones de euros, lo que supone un incremento del 6,7% respecto a 2019. Esta cifra representa casi un 94% del gasto total realizado en el sistema de Seguridad Social.

La mayor partida, 140.869,5 millones, correspondió a pensiones y prestaciones contributivas, que registraron una subida del 7,7%. El mayor gasto fue para las pensiones (invalidez, jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares), que alcanzó un importe de 128.155,8 millones, casi 5,7% más.

Por su parte, las prestaciones por nacimiento y cuidado de menor, corresponsabilidad en el cuidado del lactante, riesgo durante el embarazo y durante la lactancia natural y cuidado de menores por cáncer u otra enfermedad se elevaron hasta los 2.638,3 millones (+10,5%).

La incapacidad temporal alcanzó un gasto de 9.544,7 millones, lo que supone un incremento del 27,5%, por la imputación en los meses de enero a marzo de 2019 del pago delegado de la incapacidad temporal en los meses de noviembre y diciembre de 2018 por importe de 978,6 millones. Sin tener en cuenta este cambio, el gasto habría sido de 8.566,1 millones, un 14,4% más.

A 31 de diciembre, las pensiones y prestaciones no contributivas, incluidos los complementos por mínimos de las pensiones contributivas, alcanzaron un importe de 11.363,4 millones, cifra que supone un aumento del 2,2%.

Los gastos de gestión de la Seguridad Social se incrementaron en total un 0,14%, tras registrar una subida del 0,24% de los gastos de personal y del 1,5% de los gastos corrientes de bienes y servicios. No obstante, disminuyeron un 13,8% los gastos dedicados a inversiones.