Cada semana con la economía paralizada cuesta a España hasta 20.000 millones, según el Ifo

El parón de la actividad económica no esencial en España decretado para tratar de contener la propagación de la pandemia de Covid-19 puede suponer un coste de entre 10.000 y 20.000 millones de euros, lo que equivale a la pérdida de entre 0,8 y 1,6 puntos porcentuales de PIB, según un estudio elaborado por el Instituto de Investigación Económica de Múnich (Ifo).

De este modo, el prestigioso instituto alemán calcula que un paréntesis de la actividad económica que alcanzase los dos meses supondría un impacto negativo de entre 101.000 y 171.000 millones de euros, restando así entre 8,1 y 13,8 puntos porcentuales al crecimiento del PIB.

Asimismo, en un escenario en el que la parálisis de la actividad se extendiera en España durante tres meses, el coste económico oscilaría entre los 141.000 y los 250.000 millones de euros, con la pérdida de entre 11,3 y 20 puntos porcentuales de crecimiento.

«Hay una necesidad urgente de que las empresas adopten medidas que combinen la reanudación de su actividad con la contención de la epidemia», señala el presidente del Ifo, Clement Fuest, para quien «si las empresas permanecen cerradas más de un mes, la pérdida de actividad alcanzará con rapidez dimensiones mucho más allá de los desplomes registrados en recesiones anteriores o en desastres naturales en la historia de la Unión Europea».

Entre el resto de economías europeas analizadas, el Ifo estima que cada semana de alargamiento del encierro en Italia supone un coste de entre 14.000 y 27.000 millones de euros, con la pérdida de entre un 0,8% y un 1,5% del PIB, lo que llevaría a un impacto adverso de entre 143.000 y 234.000 millones a los dos meses, lo que equivale a restar entre 8 y 13 puntos al crecimiento anual, y de una horquilla de entre 200.000 y 342.000 millones si la parálisis se prolongase tres meses, con una pérdida de entre 11,2 y 19,1 puntos porcentuales del PIB.

En el caso de Francia, las estimaciones del instituto germano apuntan a un coste semanal de las medidas de confinamiento de entre 18.000 y 35.000 millones de euros, lo que equivale a la pérdida de entre 0,7 y 1,4 puntos de PIB, con un impacto de hasta 298.000 millones si se cumpliesen los dos meses de parón, restando hasta 12,3 puntos al crecimiento, mientras que si el paréntesis económico se extiene a un trimestre el impacto adverso oscilaría entre los 247.000 y 436.000 millones, con la pérdida de entre 10,2 y 18 puntos porcentuales de crecimiento anual.

Por su parte, Reino Unido afrontaría un peaje de entre 19.000 y 38.000 millones de euros por cada semana que se prolongase la paralización de su economía, restando a su crecimiento entre 0,8 y 1,5 puntos porcentuales. Con un parón de dos meses, la economía británica perdería entre 193.000 y 328.000 millones, reduciendo entre 7,7 y 13 puntos su PIB, mientras que a los tres meses la factura oscilaría entre 271.000 y 480.000 millones de euros, con la pérdida de entre 10,7 y 19 puntos de PIB.

IMPACTO EN ALEMANIA

La semana pasada, el instituto Ifo alertaba de que la pandemia de coronavirus y las medidas para contener su propagación podrían llegar a costar a la economía alemana, bajo el peor escenario previsto, hasta 729.000 millones de euros y la destrucción de casi un millón y medio de empleos a tiempo completo, lo que supondría la pérdida de 20,6 puntos porcentuales de PIB en el conjunto del año.

«Se prevé que los costes superarán todo lo conocido en Alemania en anteriores crisis económicas o desastres naturales en las últimas décadas», advertía Clemens Fuest.

Según el Ifo, si la economía alemana se paralizase durante dos meses, los costes pueden oscilar entre 255.000 y 495.000 millones, dependiendo del escenario y el PIB perdería entre 7,2 y 11,2 puntos porcentuales, mientras que con tres meses de cierre, los costes ya alcanzarían entre 354.000 y 729.000 millones de euros lo que supondría una reducción del crecimiento de entre 10 y 20,6 puntos porcentuales.

En este sentido, el Ifo calculaba que cada semana de extensión del cierre causaría unos costes adicionales de entre 25.000 y 57.000 millones de euros, restando entre 0,7 y 1,6 puntos porcentuales al crecimiento.