986 511 542
afytasesores@afytasesores.com

Los permisos de paternidad de 16 semanas serán compatibles con la contratación de asistentas, pero no con las guarderías

El Gobierno Vasco no excluirá finalmente de su programa de ayudas a las excedencias voluntarias por paternidad de 16 semanas a los trabajadores del sector privado que tengan contratada una empleada de hogar, aunque sí mantendrá el requisito de que los beneficiarios de esta prestación no puedan tener matriculados a sus hijos en una guardería.


La consejera de Empleo y Políticas Sociales del Gobierno Vasco, Beatriz Artolazabal, ha informado este miércoles, en declaraciones a los medios de comunicación en Vitoria, sobre las modificaciones que el Ejecutivo tiene previsto introducir al borrador de decreto que equiparará los permisos de los cónyuges no gestantes a los de maternidad.


El decreto, que se aprobará en este mes de octubre, regulará las ayudas a excedencias voluntarias por paternidad, con las que el permiso inicial de ocho semanas, que ya cubre la Seguridad Social, se ampliará a otras ocho semanas, las cuales serán financiadas por el Gobierno Vasco. Euskadi es la única comunidad autónoma del Estado que cuenta con un programa de estas características.


El borrador preliminar de esta norma establecía que no podrán acceder a estas ayudas los trabajadores del sector privado que matriculen a sus hijos en una guardería o que contraten a una empleada de hogar para sus domicilios.


El objetivo de estas restricciones era garantizar que los beneficiarios de las prestaciones se dedicasen al cuidado de sus hijos en su primer año de vida, evitando que esta atención recaiga en educadores o empleadas domésticas y fomentando, de esa forma, la corresponsabilidad del cónyuge no gestante en el cuidado de los niños.


Artolazabal ha explicado este miércoles que su departamento ha optado finalmente por "eliminar" el requisito de que los beneficiarios no tengan contratada una empleada de hogar.


"DIFICULTAD"


La razón de este cambio de criterio es la "dificultad" de discernir en cada caso si la empleada de hogar se dedica exclusivamente a labores de limpieza doméstica o si, por el contrario, también se encarga de cuidar a los hijos de la familia para la que trabaja.


En el caso del requisito de que los beneficiarios de las ayudas no tengan matriculado a su hijo en una guardería, el Gobierno Vasco ha optado por mantener esta condición.


Artolazabal ha explicado que esta exigencia se mantiene porque si el menor por el que la persona beneficiaria recibe la ayuda es atendido en una guardería, en lugar de por su progenitor, "no se cumple el objetivo" de favorecer la conciliación y de que los niños sean cuidados por sus padres desde el primer año de su vida.


La consejera ha subrayado la importancia de esta temprana implicación de los padres en el cuidado de sus hijos, dado que dicho "apego" inicial será "beneficioso" durante toda la vida del hijo.